«

»

Dunga-dunga: la amenaza de Trump y el FMI

“Mauricio lo da vuelta”, “Mauricio lo da vuelta” indicaba el estrangulador de medios Hernán Lombardi. Y saltaba como monito rengo, con los deditos parados , antes de la presentación estelar del Presidente en los actos de campaña. La gente se prende, pero sabe que no lo da vuelta. Lo único que sabe a esta altura, esa gente, la ultrarrecontra macrista que asiste a esos actos, lo único que sabe es que no lo da vuelta, pero no le importa. Porque pesa más su antiperonismo, su rechazo a los derechos humanos, su reacción de pañuelo celeste, su afán de diferenciarse de la negrada y los cabecitas. La masa que se movilizó hasta ahora en los 30 actos en 30 pueblos –en algunos lados un fracaso, en otros no tanto– es la más recalcitrante, la que sabe que todo se fue al diablo pero le importa más su antiperonismo que la tragedia de todo el país.

Esa desesperanza que transmite la falta de convicción de los coros de Lombardi con el desvaído“Mauricio lo da vuelta”, es porque ya nadie cree en Macri, ni esos que van a sus actos. El presidente perdió credibilidad ante la sociedad, fue un corte tajante. Es como si le dijeran “sabemos que sos de los nuestros, pero ya no podés hacer nada”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>