«

»

La Provincia renueva el comedor del Centro Vecinal San José II

“Es un espacio chico que se hace grande”, dice María del Carmen Rodríguez en el Centro Vecinal San José II que preside hace más de 30 años en barrio 1 de Mayo. Las puertas de la organización barrial están abiertas todos los días para recibir a 250 vecinos que almuerzan, meriendan y se capacitan en diversos oficios.

Hasta allí llegó, este miércoles, el gobernador Juan Manzur para entregar equipamiento al comedor “Los Niños Felices”. Con mesas, sillas, hornos y vajilla nueva, la cocina ahora podrá mejorar su asistencia a las 75 familias que llegan desde los barrios Nicolás I, II, III, IV, San José, San Expedito, Oeste II, 11 de enero y La Merced.

Aquí vemos la solidaridad de un grupo de hombres y mujeres que con mucho esfuerzo asisten a grupos sociales vulnerables, que producto de esta situación económica generada por la política económica del gobierno de Mauricio Macri, hoy cayeron en la pobreza”, expresó el Primer Mandatario tucumano.

En el espacio, los beneficiarios asisten a talleres de repostería, costura, manejo de PC y educación sexual. Además, los jóvenes pueden practicar allí boxeo, gimnasia y disfrutar de juegos didácticos.

Acompañando a Manzur, estuvieron el vicegobernador Osvaldo Jaldo y el candidato a diputado nacional por el Frente de Todos, Mario Leito, que comentó: “No nos produce ninguna alegría venir a abrir un comedor, porque creíamos que esto era para del pasado en Argentina pero hoy debemos venir a estrechar esa mano solidaria a los vecinos que la están pasando mal”.

En el comedor que funciona hace 14 años, actualmente participan las madres de los grupos familiares. “Las mamás tienen capacitaciones con nutricionistas para que sepan qué prepararles a sus hijos. Los alimentos son muy nutritivos porque siguen el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) que trabaja con nosotros”, contó Rodríguez.

Desde hace tiempo, la cartera Desarrollo Social de la Provincia asiste a la organización barrial. “Este Gobierno fue casa por casa desde el primer día. Mis compañeras acompañaron a las personas del ministerio para cada casa y les dieron lo que necesitaban como camas, cocinas y colchones”, contó María Amanda Suárez, tesorera del centro vecinal y encargada del comedor.

“Antes no teníamos ni mesa, ni sillas, ni platos; solo teníamos ollas y una cocina que no daba más. Gracias a nuestro Gobernador, hoy podemos dar de comer a los chicos en este comedor”, concluyó Suarez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>