«

»

Emotiva carta de un periodista decano al niño que sufrió bullying por ser de San Martín

El Jardín Querubines, y en especial una de sus maestras de la sala de 4 años, fue noticia por el bullying que sufriera el pequeño Santiago, por ser hincha de San Martín, cuando la maestra pidió que se aplaudiera a Atlético.

El video se viralizó y surgió el escándalo. Las maestras involucradas fueron separadas de sus cargos por orden de la directora de Educación de la municipalidad de San Miguel de Tucumán, Susana Montaldo.

Afortunadamente, después de esta situación a la que no debe exponerse a ningún niño, Santiago recibió la visita de hinchas del Santo, quienes con sus tambores e instrumentos musicales fueron a hacerle “el aguante”.

También el pequeño pudo conocer a uno de sus ídolos del equipo de La Ciudadela, Luciano “Lucho” Pons, con quien hizo algunos pases ataviado con la indumentaria oficial que le proporcionó el club.

Los mimos para el pequeño Santiago no terminaron ahí, porque entre las miles de muestras de solidaridad de todo el país, se destacó la carta escrita por el periodista Juan Pedro Amaya, hincha del Decano.

PERDÓN “cirujita”

Te escribo esta pequeña cartita, como hincha de Atlético Tucumán y en nombre de muchos “decanos” que piensan como yo.

Te pido perdón, porque fuiste ultrajado por tus maestras, pero todavía eres muy pequeño para comprender que “La estupidez humana, es como el universo, no tiene límites”. Cuando camines por la vida comprenderás que “solo humillan los majaderos/as”.

La vida está equilibrada con derechos y obligaciones. Estas docentes demostraron que no las puede proteger ningún derecho por que no cumplen con su obligación, (EDUCAR).

Solo deseo que como mínimo tus maestras nunca más ingresen a un aula porque no tienen derecho a educar a ningún niño.

Por más necia que sea la humillación. Estoy seguro que ni miles de derrotas, quebraran tu amor por el “Santo”. Tu corazón es rojo y tú alma blanca, Punto. Por algo muy simple,”los sueños de los niños no tienen fronteras”. Permíteme que intente abrazarte y pedirte PERDÓN.

No creo que mis palabras borren el tormento al que fuiste sometido, solo quiero ayudarte a gritar muy fuerte, 
“Aguante lo Santo, papá”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>