«

»

Denuncian fraude en el Congo con las máquinas de voto electrónico que casi usa Argentina

La Comisión electoral de la República Democrática del Congo (RDC) anunció sorpresivamente que el líder opositor, Felix Tshisekedi, es el ganador de las elecciones presidenciales del 30/12 pasado.

El resultado sorprende por 2 motivos: uno, porque otra figura opositora, Martin Fayulu, había sido el líder en las encuestas preelectorales, explica el diario The Guardian. En 2º lugar, los observadores creían que el candidato oficialista, Emmanuel Ramazani Shadary, elegido a dedo por el presidente saliente, Joseph Kabila, sería el ganador.

Las cifras oficiales publicadas por la comisión electoral otorgan a Tshisekedi el 38% de los votos, 4 puntos más que Fayulu (34%), aunque las encuestas preelectorales ubicaban a Fayulu por lo menos 20 puntos por encima de Tshisekedi, explica The Guardian. Shadary quedó en el 3º lugar con un 24%.

Hay temores de que pordría desatarse la violencia, al tiempo que corre la acusación de fraude.

La Iglesia Católica Apostólica Romana -poderosa en el Congo- ha dicho que el resultado oficial de la elección no refleja las cifras de sus 40.000 observadores electorales. El recuento de la Iglesia encontró que Fayulu claramente ganó la elección, dijeron 2 diplomáticos a Reuters. Según los obispos congoleños, tanto Tshisekedi como Shadary rondaban el 20% de los votos. La institución había alertado previamente que podría haber un «levantamiento» popular si se anunciasen resultados dudosos.

Fayulu dijo que el la victoria de Tshisekedi era un «golpe electoral».»¿De dónde salieron los 7 millones extra de votos para (la victoria de Tshisekedi)? En 2019, nos negamos a que la victoria del pueblo sea robado una vez más», dijo. «Los resultados no tienen nada que ver con la verdad en las urnas electorales», agregó, a Radio France International.

Fayulu añadió que el presidiente de la Comisión Electoral, Corneille Nangaa, “ha recibido presiones, él mismo nos ha dicho claramente que quería dimitir. Esta presión continúa”.

La Vanguardia explica que una de las sospechas sobre cómo se habría cometido el presunto fraude tiene que ver con que por primera vez, se utilizó el voto electrónico mediante unas máquinas de un fabricante surcoreano, Miru Systemas.

Estas máquinas habían sido inicialmente seleccionadas para las elecciones legislativas argentinas en 2017 y finalmente rechazadas porque presentaban vulnerabilidades, es decir, parecían muy sencillas de manipular. El 18% de estas máquinas funcionó mal, advirtió la Sinergia de Misiones de Observación Ciudadana de las Elecciones, una ONG congoleña que movilizó a 18.000 observadores. Según el observatorio The Sentry, especializado en África, el sistema en la RDC sería el mismo que se iba a utilizar en Argentina, e incluso cabe la posibilidad de que se trate de las mismas máquinas, enviadas a Kinshasa tras ser desestimadas en Buenos Aires, explica La Vanguardia.

Los seguidores de Fayulu, explica The Guardian, temían desde hace mucho que Kabila intentaría torcer la votación en favor de Shadary, su canddiato, o bien establecer un trato para compartir el poder con Tshisekedi, líder del principal partido opositor de la RDC. La elección ya había sido pospuesta 2 años, y cuando los resultados fueron pospuestos una semana, las sospechas echaron a correr de que el Gobierno quería negociar un acuerdo tras bastidores con Tshisekedi. «Una presidencia de Tshisekedi sería la alternativa menos mala después de una victoria de Shadary para el régimen, ya que colocaría un velo de legitimidad al proceso electoral y sería más manejable que una presidencia de Fayulu», dijo Adeline Van Houtte, investigadora de África (oeste) para la unidad de inteligencia de The Economist. Las primeras declaraciones de Tshisekedi como ganador parecen confirmar la teoría: dijo que Joseph Kabila es un «importante aliado político». Sin embargo, Tshisekedi niega haber pactado un reparto del poder con él. Una hipótesis apunta a que el presidente durante casi 18 años podría regresar después de un mandato del ahora ganador, siguiendo el esquema puesto en marcha en Rusia por Vladimir Putin y Dimitri Medvedev, explica el diario La Vanguardia.

Ni bien conocido el resultado electoral, Francia y Bélgica lo rechazaron. Bélgica es la antigua potencial colonial de la RPC y ha dicho que llevará el asunto ante el Consejo de Seguridad de la ONU. Francia hará lo mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>