En el marco de caídas generalizadas en los mercados financieros globales y la renovada devaluación de monedas emergentes, el dólar en la City porteña inició las operaciones con alza de 1,6 por ciento.

En el plano interno, la decisión del Banco Central de eliminar el piso de la tasa de interés para acelerar la caída de los rendimientos en pesos por debajo del umbral del 60% anual, aporta empuja a la cotización de la divisa de EEUU, cuando en diciembre crece la liquidez de pesos, por cuestiones estacionales.

En el promedio de bancos del microcentro porteño el dólar es ofrecido al público a $39,06, con alza de 38 centavos (+1%) respecto del cierre anterior.

En el mercado mayorista también sube 60 centavos, a 38,05 pesos. El Banco Central fijó este jueves como límites para la banda de “no intervención” en el mercado de cambios el piso de $36,243 y el techo de $46,903 para el dólar.

Un reporte de Balanz Capital apuntó que “la oscilación de la cuenta corriente está encaminada, pero la inflación todavía se desmadra: la política monetaria draconiana, con la tasa de LELIQ en 60%, ha generado la recesión esperada y la reversión del auge de crédito en Argentina”.

“El final del juego debe ser rebajar la inflación por la creación de una brecha grande entre la oferta agregada y la demanda y llevar el balance de cuenta corriente de USD 35.000 millones a un nivel menos peligroso”, agregó Balanz.

En el marco de la caída en las expectativas de inflación, el BCRA definió los límites de la zona de no intervención cambiaria para el primer trimestre del 2019 usando como referencia los umbrales vigentes al 31 de diciembre del 2018 (37,117 y 48,034 pesos por dólar, respectivamente) con una actualización diaria a una tasa mensual del 2%, desde el 3% previo.

Si el tipo de cambio se ubicara por debajo de la zona de no intervención, la meta de base monetaria se incrementará con compras de hasta USD 50 millones diarios y, si superara la zona de no intervención, las ventas serán por hasta USD 150 millones diarios.

“El nuevo marco de política monetaria (…) está dando resultados, ya que las expectativas de inflación están cayendo y la volatilidad financiera ha disminuido”, dijo en un comunicado Gerry Rice, portavoz principal del Fondo Monetario Internacional (FMI).

El vocero del organismo añadió que las decisiones “son consistentes con el marco de políticas anunciado a fines de septiembre y ayudarán a reducir la inflación. El FMI continuará apoyando a las autoridades mientras llevan a cabo su programa”.

El FMI elevó en octubre un acuerdo de financiamiento con Argentina por 57.100 millones de dólares después de negociar medidas fiscales más estrictas.

AVERSIÓN AL RIESGO EN EL EXTERIOR

En Brasil el dólar avanza 1,4%, a 3,92 reales, aunque todavía se mantiene lejos de los 4,20 reales alcanzado el 14 de septiembre. En 2018 el dólar en Brasil se apreció un 21 por ciento.

Los futuros en Wall Street muestran claros números rojos. En 24.682 puntos, el índice Dow Jones de Industriales, principal  referencia de los mercados de Nueva York, acumula una caída de 8% desde el récord histórico del 3 de octubre pasado, en 26.816 unidades.

El clima financiero internacional continúa adverso para la Argentina, con un riesgo país que trepa a 732 puntos básicos,. La salida de capitales de posiciones emergentes, como los bonos argentinas, se traslada a mayor demanda por deuda norteamericana. Por la consiguiente suba de los precios, la tasa de los bonos del Tesoro de los EEUU retrocede fuerte a 2,85% anual, su nivel más bajo desde el 6 de septiembre.