«

»

No se trata de déficit 0 sino que no explote la bomba antes de tiempo

Economistas volvieron a la carga en la última semana contra quienes insisten sobre la baja del dólar como un logro: está más que claro que si el gobierno nacional toca la tasa de interés para volver a un dígito, corre serios riesgos de no terminar el mandato.

67,4% es la tasa de interés que convalida hoy el Banco Central, presidido por Guido Sandleris, el tercero desde que asumió Mauricio Macri.

 

Economistas volvieron a la carga en la última semana contra quienes insisten sobre la baja del dólar como un logro: está más que claro que si el gobierno nacional toca la tasa de interés para volver a un dígito, corre serios riesgos de no terminar el mandato.

67,4% es la tasa de interés que convalida hoy el Banco Central, presidido por Guido Sandleris, el tercero desde que asumió Mauricio Macri.

El economista Miguel Ángel Boggiano advirtió sobre los números que siguen atentando contra el sistema financiero local, pero ahora se sumó Walter Graziano, desde Ámbito Financiero:

La transitoria calma en el dólar, a un costo de tasa interbancaria del 6% mensual y de tasas activas que pagan empresas y particulares de entre 7% y 10% mensual, parece haber generado la fantasía en los funcionarios de que la situación está bajo control cuando en realidad lo que hay es un descontrol total en los rendimientos financieros que mantiene maniatado, quién sabe hasta cuándo, al dólar. Y si el plazo es impreciso, es porque si bien la demanda de dinero de diciembre refleja usualmente un incremento muy importante de su parte estacional, esta se revierte por entero en los primeros meses del año calendario. Diciembre suele ser una tómbola en lo que se refiere al valor del dólar. Se han registrado diciembres de agudas bajas y también hubo diciembres de fuertes alzas. Saberlo por anticipado no es fácil excepto cuando impera un alto grado de retraso cambiario que incentiva una suba estacional de viajes al exterior. Como ese no es el caso de 2018, se mantiene el enigma de cuál diciembre viviremos en cuanto a valor de dólar y de tasas.

El presidente del BCRA parece ignorar que la cantidad de dinero que hay en la economía ronda los u$s100.000 millones en pesos, sin contar los depósitos en dólares, sólo tomando el segmento de pesos. Lejos, muy lejos está la cantidad de moneda de haber sido licuada por la fuerte devaluación debido, principalmente, a dos factores: en primer lugar, la masa monetaria en pesos total había llegado en su pico máximo con Federico Sturzenegger a la exorbitante suma del equivalente de u$s150.000 millones. En segundo lugar, las tasas de interés fueron altas durante todo 2018. Eso hace que la cantidad de dinero actual en la economía sea prácticamente igual al máximo que se tocó en la era de la convertibilidad. O sea, no estamos actualmente viviendo una escasez de pesos, sino todo lo contrario. Su carestía es artificial y se origina sólo en la toma de crédito por parte del Banco Central. Esto ya nos habla a las claras de uno de los talones de Aquiles del plan: las enormes dificultades que van a tener una parte creciente de los deudores para poder honrar las deudas a su vencimiento, sean estas en dólares o en pesos. Las deudas en dólares subieron cerca de 100% en lo que va del año. Y las de pesos se vienen devengando ahora a ritmo totalmente desenfrenado. Hay cerca de 1,7 billones de pesos de crédito bancario otorgado al sector privado, lo que representa 44.400 millones de dólares: un monto muy alto en relación con épocas pasadas que marca el grado de deterioro que van a sufrir los indicadores de liquidez y solvencia en caso de persistir estos rendimientos. El único que va a poder pagar fácilmente sus deudas es el Banco Central, que puede pagar las Leliq con más Leliq todo lo que quiera, lo que explica el sorprendente conformismo de Sandleris con la actual situación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>