«

»

Temor al fin de ciclo agita los mercados globales

Mucho interés por conocer los acontecimientos que se avecinan en USA -en especial si los chinos continuarán demandando con similar intensidad los T bonds- y Alemania.

El Gobierno de Angela Merkel hará público su cuadro macroeconómico, pero la agencia Reuters ya filtró las previsiones de crecimiento: para 2018, el PIB sube +1,8%, 5 décimas menos del calculo previo, y para los 2 próximos años lo rebaja de 2,1% a 1,8%.

Las razones que alega el Ejecutivo son el debilitamiento del comercio, los riesgos derivados del Brexit y la crisis en algunos países emergentes como Turquía y la Argentina, unido a unos débiles datos de exportaciones en agosto (cayeron 0,1%): predominaron las ventas en el Dax alemán, que cedió 2,21%.

Con esta caída, la Bolsa alemana se cuela como la 3ra. con peor desempeño en el año (-9,33%). Por delante se situarían el Mib italiano (-9,77%), presa de la incertidumbre política y la caída de la banca ante el alza de la prima de riesgo, y el Shanghai Composite (-17,5%), muy castigado por las tensiones comerciales y la política proteccionista de Donald Trump.

Pero, a la vez, la Bolsa de Nueva York ha vivido su peor sesión desde febrero, mientras el mercado sigue vigilando con atención la subida de las rentabilidades de la deuda pública estadounidense.

El índice tecnológico Nasdaq se ha desplomado 4,08% y es el más bajista, mientras el Dow Jones y el S&P 500 se han hundido 3,15% y 3,29%, respectivamente.

El Nasdaq ya pierde 7,5% en las 5 sesiones, lastrado por los grandes valores que antes habían liderado las subidas: Amazon, Apple, Netflix, Alphabet y Facebook.

En el caso de Netflix, ha perdido -8,3%. En el caso de Microsoft, -5,4%. Y en el de Apple, -4,6%; igual que Alphabet, matriz de Google, -4,6%, mientras Amazon se ha desplomado -6% y Facebook -4,1%.

Otra empresa negativa ha sido la cadena de grandes almacenes Sears, que ha bajado -16% ante la previsión del mercado de que se declarará en convocatoria de acreedores.

En este escenario, el índice VIX de volatilidad repuntó con mucha fuerza +40%, y acumula ya una subida del 91% en las 5 sesiones.

Conocido como ‘índice del miedo‘, el VIX se mueve de manera inversa a las bolsas. Por ese motivo, en los recientes años estuvo en niveles extraordinariamente bajos. Pero durante la corrección de febrero, repuntó con fuerza hasta 50 puntos (llegó a subir +100% en 1 día), y en las semanas siguientes volvió a niveles cercanos a 10 puntos. Ahora llegó a 22.

Pero todos hablan del rendimiento de los bonos del Tesoro estadounidense, el principal factor citado por los operadores para explicar la corrección de Wall Street.

El mercado sigue descontando las palabras del presidente de la Reserva Federal de USA (Fed), Jerome Powell: “Los tipos de interés todavía son acomodaticios, pero gradualmente los estamos subiendo a un lugar donde serán neutrales”, comentó Powell.

“Puede que pasemos de esa tasa neutral, pero estamos muy lejos de ser neutrales en este punto, probablemente”, añadió.

Estas palabras han servido de ‘excusa’ al mercado para iniciar la 2da. gran corrección de 2018, tras la registrada en febrero.

“Los comentarios de Powell aparentemente no parecían representar ningún cambio en la política de la Fed, pero él afirmó que ‘podríamos pasar de neutral’ al referirse a futuras alzas en los tipos de interés, una postura más agresiva de la que el mercado había descontado”, dijo Kevin Flanagan, estratega senior de renta fija en WisdomTree.

En tanto, el presidente estadounidense Donald Trump, embistió de lleno contra Powell, y cuestionó la independencia de la Fed, al comentar de nuevo que no le gusta la política de subida de los intereses.

Trump dijo que la Reserva Federal “se ha vuelto loca” tras la notable caída registrada en Wall Street, a la que la Casa Blanca trató de restar importancia.

Preguntado por si está preocupado, Trump consideró que se trata de una “corrección que se esperaba desde hace mucho tiempo”, y agregó: “La Fed está cometiendo un error. Están demasiado ajustadas (las tasas de interés)”.

Desde Erie (Pensilvania), donde lideró un acto proselitista de los republicanos, él agregó: “Hay gente que dirá que (la subida de las tasas de interés) da mucha seguridad, y sí, da mucha seguridad y mucho margen, pero creo que la Fed se ha vuelto loca”, agregó.

Trump ya criticó hace 2 semanas la 3ra. subida de tipos de interés en lo que va de 2018, que los ubicó entre 2% y 2,25%, lo que puso el precio del dinero en su nivel más alto desde 2008.

La portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, intentó restar importancia a la caída bursátil y subrayó que “la base y el futuro de la economía de USA siguen siendo increíblemente fuertes”.

“Las políticas económicas del presidente Trump son las razones de estos éxitos históricos, y han creado una base sólida para que el crecimiento continúe”, señaló Sanders en un comunicado.

Morgan Stanley

Por su parte, el banco de inversiones Morgan Stanley explicó, en su más reciente informe al mercado, que “el alza de los tipos de interés de la pasada semana era ese punto de inflexión”, lo que ahora permitirá “al mercado bajista acabar con los últimos refugios seguros que quedan”.

Desde Morgan Stanley recuerdan que, basándose en el Equity Risk Premium, es decir, en la prima de riesgo del mercado, el índice S&P 500 está sobrevalorado, por 1ra vez desde enero. Una condición que fue aún más evidente “cuando la rentabilidad del bono a 10 años superó la barrera del 3%”.

De hecho, Morgan Stanley afirma que “las small caps (las empresas menos atractivas) han estado rindiendo por debajo del mercado durante varios meses y, cuando el bono rebasó ese 3%, su mal momento se aceleró aún más”.

Las recientes caídas de Wall Street motivadas por esa continua escalada del mercado de bonos (y la especial fortaleza que atraviesa el dólar como divisa), se han sumado al crash de los parqués chinos y el caos del Presupuesto italiano en un cóctel letal para los inversores. En breves palabras, Morgan Stanley asegura que todo es cuesta abajo a partir de ahora, pese a que el mercado de renta variable parece haber alcanzado su pico dos meses antes de lo previsto.

La firma financiera sopesa que “en julio rebajamos precisamente nuestras perspectivas de las ‘small caps‘ (pequeñas y medidas empresas) y las tecnológicas estadounidenses”, porque en ese momento pensamos que “la brecha de valoración se cerraría cuando se cuestionara la sostenibilidad del crecimiento”.

Para el diario The Wall Street Journal, los 3 quebraderos de cabeza para los inversores en estos momentos son:

** la dura caída que aguarda a las FAANG (tras una gran subida),
** la continua subida de la prima a plazo, es decir, del termómetro que marca la mayor o menor preocupación inflacionista) que podría alargar el sufrimiento de estas tecnológicas; y
** el mercado de renta variable ofrece, desde hace tiempo, “un mal aspecto”.

Desde principios de septiembre, las ‘small caps’ “han atravesado un momento terrible y las acciones del sector bancario han caído mucho”.

Ambas caídas sugieren “la poca confianza en el buen estado de la economía”.

“El mercado global estaba siendo sostenido por un número relativamente pequeño de grandes títulos en sectores con un crecimiento al alza, por lo que si ellas se tambalean, el resto también”, concluyó.

China

Todo esto ocurre en medio de la guerra comercial que Trump inició contra China.

El secretario del Tesoro de USA, Steven Mnuchin, ha señalado que su Gobierno vigila atentamente los problemas relacionados con el tipo de cambio chino.

Entrevistadopor el diario ‘Financial Times’, Mnuchin destacó que en lo que va de 2018 el renminbi o yuan se ha devaluado “significativamente”; y añadió que Washington DC quiere asegurarse que Beijing no está llevando a cabo devaluaciones competitivas, por lo que las divisas formarán parte de las negociaciones comerciales entre ambos países.

“Al analizar los temas comerciales, no hay duda que queremos asegurarnos de que China no está realizando devaluaciones competitivas”, indicó el responsable de la Hacienda estadounidense, quien admitió que existen varios factores que explican la evolución del renminbi/yuan, incluyendo los propios problemas económicos de China.

“El yuan se ha depreciado significativamente durante el año”, señaló Mnuchin, quien admitió que hay varias cuestiones que su Gobierno quiere discutir con Beijing.

“Uno de esos factores tiene que ver con sus propios problemas económicos y qué ha pasado en la economía china”, apuntó el secretario del Tesoro.

Sobre este asunto, él expresó la voluntad estadounidense de que la divisa sea parte de cualquier tipo de acuerdo comercial que pueda llegar a alcanzarse con China.

Reportaje

Jim Reid, estratega global de crédito de Deutsche Bank, fue entrevistado acerca de la situación:

-¿Cree que la Fed va a sorprender de manera negativa a los inversores este año?

-Desde hace algún tiempo, en Deutsche Bank esperamos 4 subidas de tipos de la Fed en 2018. Habrá una cada trimestre. No hemos cambiado esta visión en los 2 últimos trimestres. Y probablemente habrá otras 3 subidas en 2019. Especialmente a partir de la reforma fiscal, la Fed está preocupada por el sobrecalentamiento de la economía y tiene más confianza en el alza de la inflación. La economía probablemente justifica esas subidas pero tenemos que asumir que hemos construido un sistema financiero muy apalancado. El principal problema para los mercados financieros vendrá si la Fed sube tipos demasiado. No creo que sean demasiado 4 alzas en 2018. La duda es qué pasará en 2019. El mercado financiero es ahora más frágil que la economía.

-¿Cree que la inflación va a acelerarse?

-Hay más razones ahora para pensar que la inflación va a ser más permanente de ahora en adelante. En 2017 seducía la idea de que había factores estructurales para una baja inflación, que por ejemplo Amazon iba a estar permanentemente presionado a la baja los precios. Está claro que Amazon es un elemento destacado a tener en cuenta pero yo creo que el momento del ciclo es más importante. De hecho, históricamente en USA ha ocurrido un desfase entre crecimiento e inflación.

-¿Será este el último año alcista en Bolsa?

-2018 no es el año del fin del ciclo, probablemente tampoco 2019 pero 2020 será un año mucho más difícil. Si comparamos con el pasado, las señales indican que una recesión es una posibilidad fuerte en 2020, es nuestro escenario base. La reforma fiscal de Trump impulsará a la economía de USA en el corto plazo pero creará también un sobrecalentamiento después.

-Tras la corrección de febrero, la idea generalizada es que la situación de fondo todavía no ha cambiado. ¿Están siendo los inversores demasiado optimistas?

-Si hay una recesión en 2020, podría haber un momento cercano a esa fecha en el que el mercado se comportara muy mal. Aunque no este año. El final del ciclo se está acercando pero aún le queda recorrido. Las condiciones financieras son aún bastante favorables. Los bancos centrales son todavía muy acomodaticios y las condiciones financieras de los países son sólidas. Pero ahora sí se ve que este ciclo va a terminar, probablemente con el alza de tipos de la Fed, aunque no todavía. En este año, más rentabilidad de los bonos y más inflación sí traerán seguramente más volatilidad.

-¿Cómo invertir ante esta perspectiva? ¿Hay alternativa a la Bolsa?

-Los bonos son probablemente el área que mejor refleje el mercado. En Deutsche pensamos que un bono estadounidense a 10 años al 3,5% puede causar problemas a la Bolsa, esa puede ser una gran cuestión para el inversor. Si las rentabilidades de los bonos van a subir, bancos y aseguradoras lo harán bien, lo contrario que utilities, telecos, farmacéuticas o retail.

-¿La amenaza de guerra comercial podría acelerar la llegada de la recesión?

-No creo que lo acelere en esta ocasión pero de cara a los próximos ciclos económicos sí tendremos que acostumbrarnos a un mundo menos global que hoy en día. Ha sio muy relevante lo que ha ocurrido con el brexit y con la victoria de Trump, que han sucedido en el punto de mayor liberalización y globalización de la economía. Han marcado el punto de inflexión en esa tendencia de globalización. No vamos hacia un mundo de completo proteccionismo y antiglobalización pero supongo que los votantes van a apoyar más a los partidos que den prioridad a los intereses nacionales. (…)”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>