«

»

Cáncer en el subte: De los 10 km por año a vagones chatarra

La empresa Metro Madrid, que regula los subterráneos de la capital española, confirmó en febrero de este año la presencia de amianto o asbesto en los modelos más antiguos de su flota: los mismos que el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires compró en 2011. La noticia generó alerta en España luego de que a un empleado español le diagnosticaran cáncer por haber entrado en contacto con un pequeño componente eléctrico que estaba recubierto con esta sustancia.

Se trata de las formaciones CAF 5000 que, desde 2003, en el metro madrileño ya se sabía que contenían asbesto. Tras el escándalo desatado en España por los diarios El País y El Mundo, se abrieron diversas investigaciones y a nivel local Sbase decidió sacar de circulación las tres formaciones que estaban en la línea B operando diariamente al servicio de los pasajeros. Además, se mantuvieron aislados los otros seis coches que conformaban un tren de reserva.

Tras el viaje a España de directivos de la empresa y la confirmación de asbesto, Sbase venderá los vagones como chatarra, tal como está haciendo la empresa española.

Según los informes, 4 millones de euros gastó el Gobierno de la Ciudad para comprar los vagones para una empresa subsidiada, en pleno conflicto con la entonces presidente Cristina Fernández de Kirchner.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>