«

»

¿Cuál era el Plan A, improvisar o condonar la deuda a las petroleras?

¿Cuál es el objetivo del gobierno con este tipo de maniobras como hacer pagar la deuda de las empresas a la clase media, desconcertando a este sector de la sociedad? Votos no ganan. Correr el eje de la economía pareciera ser que tampoco. ¿Intentan mostrar una cara dialoguista que mira de frente a la sociedad y reconoce errores? Responder sí o no a esa pregunta obliga a activar la parte crítica y a la vez dudar: hay algo raro; no es casual.

Entonces, ¿por qué un sector de los líderes de opinión insiste en definirlo como improvisación o errores de gestión de una figura que se muestra anti-política y cuya familia, según la revista Forbes, se hizo de más de 730 millones de dólares en 1998 gracias a la obra pública que se negocia con los funcionarios? O de quien fue electo diputado nacional por la Ciudad de Buenos Aires en 2003 y tras un largo recorrido por la política hoy es la figura política más importante de la Argentina.

Ningunear la mirada de reojo de la clase media que no puede pagar las tarifas y aún así hace el esfuerzo es, simplemente, hacer política oficialista; algo que para los tiempos que corren es muy difícil porque no se tratan de casualidades sino de causalidades que apuntan a un objetivo en la gestión del Estado Nacional.

Está claro que Mauricio Macri apuesta todo a Vaca Muerta para 2019. Es lo único que le queda en pie y que desarrollan sus amigos empresarios, como Paolo Rocca (Techint), quien hoy goza de privilegios en la Justicia Federal respecto de funcionarios K y empresarios medio pelo que no influyen en sus ambiciosos proyectos. Así fue cómo se le condonó la deuda que la empresa Edenor tenía con el Estado Nacional por más de mil millones de pesos. Recordemos: Edenor es de su amigo inglés Joseph Lewis y de quien hoy administra IECSA (de Sociedades Macri, SOCMA) Marcelo Midlin. Y digo administra porque parece que su primo Ángelo Calcalterra sigue siendo el dueño.

Si SOCMA logró ser SOCMA y los Macri lograron ser los Macri fue gracias a la política. Entonces, ¿dónde está la anti-política y el anti-peronismo que intenta desplegar Macri desde el balcón de la Casa Rosada? Sólo basta con mirar a los bloques de diputados negociar para entender que la grieta no es más que marketing político para la gilada…

Y mientras esta nota estaba siendo redactada, pensada y demorada por la búsqueda de recursos que siempre tiene a mano Google y el back-up neuronal, una cadena de mensajes irrumpió en el WhatsApp de la redacción:

“¿Por qué (al impacto de la devaluación en las tarifas) tiene que pagarlo el Estado, o sea todos nosotros? Es lo mismo que paguen los consumidores y el Estado, o sea los contribuyentes. ¿O los contribuyentes no son los consumidores? Que lo paguen las empresas que además son subsidiadas.

En realidad, nos acaban de aplicar una hermosa maniobra de diversión —en el sentido militar de la expresión, que quiere significar “distracción”— para conseguir lo que realmente buscaban: la estatización de la deuda privada.

Sí, porque ahora el Estado se va a hacer cargo del desfasaje que generó una deuda de las empresas distribuidoras (las Metrogas, las BAGSA, las Camuzzi y afines) con las petroleras, que son los gigantes y nunca pierden. Entonces ya no vamos a pagar nosotros sino el Estado, que es un otario. Y todos felices.

Sólo hay un problemita: el Estado no existe sino como una ficción jurídica para representar a otro o a otros. En otras palabras, el Estado es una manera de decir “el fruto del trabajo de todos nosotros, recaudado en forma de impuestos y concentrado en alguna parte”. El Estado no paga nada, lo pagamos nosotros.

Entonces Metrogas, un privado, tiene una deuda con Shell, una corporación, pero Metrogas no la va a pagar. La vas a pagar vos, argentino. Te acaban de socializar la deuda privada. Y eso era lo que ellos querían, no el delirio de prorratear la cosa entre todos los usuarios en cuotas. Eso era “si pasa, pasa”. Como no pasó, ahora sí van con el plan A.

El plan A siempre fue estatizar la deuda privada, pero si lo metían de entrada iban a cosechar el rechazo de la sociedad. Entonces metieron lo de las cuotas; dieron “marcha atrás” con eso y quedamos con la idea de que les doblamos el brazo”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>