«

»

Correr 1 hora en la cinta: El ejercicio contra la adicción a la cocaína

Una reciente investigación sugiere que el ejercicio podría ayudar a los adictos a vencer los hábitos y romper de forma definitiva la dependencia a sustancias como la cocaína.

Y es que no se trata de usar el gimnasio como un centro de recuperación, ya que el mencionado estudio, llevado a cabo por especialista de la Universidad de Buffalo, explica que solo es necesario trotar unos cuantos minutos al día para relajar la mente y contrarrestar la ansiedad que ocasiona este tipo de  adiciones.

Con anterioridad, se ha confirmado que el ejercicio aumenta el estado de ánimo de las personas, en términos generales, lo que puede ayudar a los adictos en recuperación a lidiar con los síntomas de la abstinencia.

“Nuestros resultados sugieren que el ejercicio aeróbico regular podría ser una estrategia útil para la prevención de recaídas, como parte de un programa integral de tratamiento para la recuperación de consumidores de cocaína”, dijo al Daily Mail el autor principal, Dr. Panayotis Thanos.

Correr en una cinta durante una hora, cinco veces por semana, puede hacer que los ex usuarios sean menos propensos a recaer, refleja el estudio, probado con animales.

Estar activo también puede causar una “eliminación de memoria” que ayuda a las personas en tratamientos por adicciones a olvidar sus antojos; considerando que hasta dos tercios de los adictos a la cocaína que buscan ayuda recaen unos meses después del tratamiento.

Las cifras que se registraron al cierre de 2017, en el caso Argentina, reflejan que se triplicó el consumo de cocaína, entre adolescentes, en comparación a 2010. Recalcando que el 5,3 % de la población entre 12 y 65 años consumió cocaína alguna vez en su vida.

Mientras que el 1,5% de la población declaró consumo de cocaína en el último año, el 2,4% de los varones y el 0.7% de las mujeres. Al igual que con la marihuana, entre los 18 y 24 años se encuentran las tasas más altas de consumo, según SEDRONAR.

¿Cómo se llevó a cabo la investigación?

24 ratas hembras fueron inyectadas con una solución de cocaína a las 8 semanas de edad.

Luego, los roedores se colocaron en pequeñas salas con diferentes compartimentos durante 15 minutos, y se registró su tiempo en cada sección para determinar cuáles eran sus salas favoritas.

Después de cuatro días de administración de cocaína, los animales pasaban alrededor de 30 minutos en su lugar favorito del circuito de compartimientos. Mientras, cualquier cambio en la actividad era registrado.

La teoría se fundamentó en la dependencia de las ratas a su sala favorita, asociándola con estar bajo la influencia de la cocaína.

En contraparte, la mitad de los roedores corrió en una cinta durante una hora al día, cinco días a la semana, durante 42 días. Los animales restantes no hicieron ejercicio.

El ejercicio reduce las asociaciones de cocaína 

Los resultados sugieren que las ratas adictas a la cocaína que hacen ejercicio tienen menos probabilidades de pasar tiempo en las cámaras asociadas a las drogas.

Estar activo no reduce los niveles de la hormona del estrés en tales roedores, la cual se evaluó mediante el análisis de los niveles hormonales en sus muestras de sangre.

Los hallazgos de este novedoso estudio que enciende una luz en la lucha contra la adicción a sustancias estupefaciente fueron publicados en la revista Behavioral Brain Research.

10 razones por las que el deporte previene las adicciones

  1. El estar en continua superación mejora la autoestima, generando seguridad al momento de actuar. Así, cuando un individuo se encuentra en una situación en la que se le ofrezcan sustancias adictivas, sea notoria su seguridad al rechazarlas y evitar así constantes ofrecimientos.
  2. Ayuda a que niños y adolescente forjen su carácter, gracias a la dosis de disciplina que exijen estas actividades y al coraje que se debe tener para querer superarse día con día.
  3. El estar en competencias constantemente es una forma de aprender a controlar los nervios y así evitar ataques de ansiedad cuando se enfrentan dificultades.
  4.  Enseña al individuo a aprender de las derrotas, superando la frustración y volviendolas oportunidades de crecimiento. De esta forma se evita que el ánimo caiga cuando se tiene un problema.
  5. Promueve el trabajo en equipo, generando una convivencia social saludable. Enseña a actuar no solo por beneficio propio sino por el de los que nos rodean.
  6. Desarrolla el espíritu deportivo que incluye el aprender a controlar las emociones y a ver el deporte como un apoyo saludable cuando se pasa por situaciones difíciles, evitando así utilizar sustancias dañinas como muletas.
  7. Potencializa la creación y regularización de hábitos saludables, como es el tener una buena alimentación. Además, nos acerca a personas que comparten los mismos hábitos y así disminuye el impacto de la presión social sobre ingerir drogas lícitas como el alcohol y el tabaco.
  8. Es una herramienta para que niños y adolescentes puedan formar parte de un grupo establecido y crecer dentro de este. Es una arena donde se puede aprender que el lugar que ocupemos dentro de la sociedad se gana con perseverancia y esfuerzo.
  9. Enseña a tener responsabilidades, tanto con uno mismo como con sus compañeros. Ayuda a entender que se es parte de un núcleo social o un grupo donde las acciones de cada uno, afectan al otro.
  10. Te hace consciente de los efectos de tus acciones sobre tu cuerpo, lo que te hace pensar dos veces antes de atentar contra este. Una persona que cuida su figura y mantiene a su cuerpo alejado del exceso de toxinas, dificilmente lo someterá a sustancias que se sabe, son dañinas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>