«

»

La hija de Rodrigo de la Serna y Erica Rivas busca construir su carrera con sello propio

criada entre locaciones cinematográficas, sets y escenarios, Miranda de la Serna, hija de Rodrigo de la Serna y Erica Rivas, vivió una infancia diferente a la de otros niños. En su casa desfilaban actores, directores y guionistas, pasaban letra a los gritos mientras cocinaban o recibían amigos y sus viajes familiares incluyeron Marsella por los premios Platino con su mamá y Barcelona para visitar la filmación deYucatán, donde actuaba su papá. A los 11 años actuó en Antes del estreno, de Santiago Giralt, junto a sus padres, a los 15 pisó las tablas por primera vez como actriz en La Burbuja, una comedia bizarra que terminó de enamorarla de la profesión. Y luego llegaron dos películas, filmadas el mismo año (2017): Bruja junto a su mamá y Amor urgente, un film sobre la exploración adolescente del amor y el sexo, estrenado en el último Bafici.

Físicamente, el parecido con Erica impacta. El tono de voz, las líneas de su rostro y el mismo gesto al arrugar la nariz y los ojos para reír dejan en evidencia sus genes. En cambio, los colores son los de papá Rodrigo. Mirada aguamarina, mechones rubio oscuro, piel de porcelana. Suelta y fresca, Miranda se muestra con convicciones claras y posiciones tomadas. Toda una promesa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>