«

»

Contra el colorrectal, y ahí apareció el Viagra

La historia es conocida: la monodroga sildenafilo fue diseñada para su uso en la hipertensión arterial y la angina de pecho. Los primeros ensayos clínicos fueron realizados en el Hospital de Morriston, en Swansea (Gales). Pero durante los estudios de fase I, realizados bajo la dirección de Ian Osterloh, se sugirió que la droga tenía un ligero efecto en la angina, pero que podía inducir notables erecciones de pene.

El laboratorio Pfizer decidió comercializarlo para tratar la disfunción eréctil, en lugar de la angina. El fármaco fue patentado en 1996, y aprobado para su uso en disfunción eréctil por la Administración de Alimentos y Medicamentos de USA el 27/03/1998.
El sildenafilo, vendido bajo la marca Viagra, Revatio y otros, actúa mediante la inhibición de la fosfodiesterasa tipo 5 específica de GMP cíclico (PDE5), una enzima que promueve la degradación del GMPc, que regula el flujo de sangre en el pene.
Así, Viagra ha cambiado las vidas de miles de hombres con problemas de disfunción eréctil.
No obstante, un nuevo estudio realizado en ratones apunta a que el sildenafilo es efectivo contra el cáncer colorrectal.
El cáncer colorrectal es el que se origina en el colon o el recto. La mayoría de los cánceres colorrectales comienza como un crecimiento llamado pólipo en el revestimiento interno del colon o del recto. Algunos tipos de pólipos pueden convertirse en cáncer en el transcurso de varios años, pero no todos los pólipos se convierten en cáncer. La probabilidad de transformarse en un cáncer depende del tipo de pólipo.
El cáncer de colon y el cáncer de recto a menudo se agrupan porque tienen muchas características comunes.
Investigadores de la Universidad de Augusta (Georgia, USA) han descubierto que una pequeña dosis de sildenafil suministrada en el agua a ratones reduce de manera espectacular el riesgo de padecer cáncer colorrectal. 
De hecho, la droga reduce a la mitad la formación de pólipos que luego pueden degenerar en tumores malignos. La viagra impide la proliferación de estos pólipos inhibiendo la reproducción de su tejido a nivel celular.
El bioquímico Darren D. Browning y su equipo estaban probando con otra principio activo, el linaclotide, cuando reparararon en el sildenafil.
El linaclotide es más efectivo que el Viagra para inhibir el crecimiento de tumores colorrectales pero tiene un desagradable efecto secundario: provoca una diarrea feroz.
Aún es pronto para saber si el Viagra será igual de efectiva en seres humanos como lo es en ratones, pero Browning cree que tiene muchas posibilidades de funcionar. 
El autor del estudio explica que el siguiente paso sería proporcionar pequeñas dosis del compuesto a pacientes con un historial clinico o familiar que los ponga en una situación e alto riesgo de padecer este tipo de tumor.
El cáncer colorrectal es el 3er. carcinoma maligno más extendido en el mundo. Cada año se detecta alrededor de 1 millón de nuevos casos. Sólo en USA, provoca más de 50.000 muertes al año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>