«

»

Sólo bala es no tener plan de seguridad

Estremece la escenografía de la lucha contra el Narcotráfico y la Inseguridad.

Se impone el voluntarismo en las insólitas comunicaciones celebradas por un sector social sano y confiado, así como por el sector malicioso y despiadado de las distintas ramas del crimen organizado. Una masa crítica que lejos de alejarse, se consolida. Se acomoda en la ignorancia ministerial celebrada que trafica tanta información como ellos droga.

El Narco ya dejó, desde el arribo de Cambiemos, la etapa de la intuición para pasar a la etapa de la constatación. La constatación de que no hay una lucha contra ellos que pueda desestabilizarlos en calidad. Saben, que ni las redes sociales, ni el tendido de relaciones internacionales son lo suficientemente poderosas para tocar su matriz subterránea. La que se diseñó meticulosamente en las décadas de abulia y omisión. Ambas, conniventes.

Ni siquiera en la cantidad, el Narcotráfico, se ve doblegado. “Por cuatro cargamentos que secuestran, entran seis”, dice una fuente apostada en la frontera de múltiples circulaciones en donde hay más anuncios que concreciones.

Porque así como las vertientes del crimen organizado supieron que durante más de 20 años hubo un vale todo, ahora también saben que desde lo Nacional, el Ministerio, está compuesto por el pico que supo enfrentar a los gremios y los fracasos atroces en otras administraciones.

“No tiene escrúpulos. Por eso la pusieron ahí. Pero para combatir al narco no necesitas de inescrupulosos sino de inteligentes. Al delito no lo desarticulas con bala sola sino con estrategia”, constata un informante clave que asiste a los dimes y diretes de un espacio de peleados y calculadores entre sí.

Un ministerio de seguridad sin cuadros. Con buenas intenciones, desde ya. Insuficientes, por supuesto, para darle batalla a un proyecto de poder que financia, entre otras actividades, al terrorismo.

Cada incautación vale una suelta de globos y una catarata de Twits, RT y Citas de Twits. Apoyos de los mismos integrantes del ministerio que le “temen”. No quieren correr la suerte de Eugenio. El secretario que tuvo un paso poco feliz por la administración de CABA (Policía Metropolitana) y que es, aunque pese, el más articulado de la improvisación.

Burzaco, es el recurso humano -amigo del Señor Presidente Mauricio Macri- sobre el que todos conspiran como conspiraban las bailarinas del Moulin Rouge contra la más linda.

Las conspiraciones trascienden los reductos de las diferentes secretarías. Mensajes por redes, llamados telefónicos, e-mails y operaciones berretas circulan contra el secretario para sacarlo de la cancha por ser, simplemente, el hermano del “arrepentido”. Incluso, hasta Guillermo Montenegro, cuentan algunos cercanos, se espanta frente a la pompa de la nada.

Administración del delito

Como un viaje de egresados de pocos, viajaron a los Estados Unidos para pedir apoyo. El primer mundo constituido -frente a sus sucesivos fracasos en la guerra contras las drogas- como la panacea.

Le pidieron a la DEA y al FBI ayuda para combatir los delitos complejos sin siquiera tener, localmente, configurada la urgente ‘pata’ de la inteligencia criminal.

La Ministro, que quiere cambiar la doctrina de seguridad sin plan, buscó que más recursos humanos del país que junto con Brasil, es el mayor consumidor de cocaína del continente, se sumen a luchar contra las mafias.

Estados Unidos atraviesa, conforme a los informes internacionales, una epidemia por el consumo de opiáceos. Fundamentalmente, se trata del consumo de la heroína ilegal que deja miles de muertos sin tocarse, en el protocolo de lucha selectiva, el negocio de laboratorios y farmacias. (Empresariado)

Un país, como la mayoría, que jamás se preocupó por la demanda. Cuando la demanda es la base primaria de la oferta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>