«

»

Pesebre italiano y árbol de Navidad polaco en la Plaza San Pedro

El jueves 7 de diciembre, víspera de la solemnidad de la Inmaculada Concepción, quedará instalado en la Plaza de San Pedro del Vaticano y listo para su veneración por transeúntes y peregrinos el Pesebre 2017 con las imágenes del Niño Jesús, la Virgen María y San José, junto con un gigantesco Árbol de Navidad totalmente adornado con bolas, guirnaldas y luces.

Fue el papa San Juan Pablo II quien hace 35 años instituyó la costumbre que se tornó tradicional de instalar un Pesebre y un Árbol de Navidad en plena Plaza de San Pedro, delante de la Basílica Vaticana.

El Pesebre ocupará un área de 80 metros cuadrados y tendrá una altura de 7 metros. De estilo napolitano de los años 70, el Pesebre, regalo de la Abadía territorial de Montevergine, de Benevento, Italia, estará compuesto por 20 figuras hechas en arcilla, en tamaño natural.

La idea del montaje de los dos símbolos navideños entusiasma a la mayoría de los peregrinos que viene hasta el Centro de la Cristiandad y no dejan de visitar la Basílica de San Pedro.

El Pesebre será inaugurado el 7 de diciembre, sin embargo, como recomienda la tradición italiana, habrá que esperar hasta el 25 de diciembre para presenciar la colocación de la figura central y principal: el Niño Jesús.

El Árbol de Navidad
El enorme árbol de Navidad natural, donado por Polonia, fue instalado el 23 de noviembre, pero será decorado e iluminado el 7 de diciembre. El árbol fue transportado en un trayecto de 12 días de duración desde la región de Mazury, Polonia, y fue puesto en su lugar con la ayuda de una grúa de construcción.

El árbol fue obsequiado al papa Francisco por la autoridad de Bosques Estatales de Polonia y es el segundo de este país en llegar a la Santa Sede. El primero fue obsequiado a San Juan Pablo II como agradecimiento por una visita apostólica al país.

El árbol actual tiene su propia historia, ya que sobrevivió al impacto de un rayo que lo despojó de su copa años atrás, cuando tenía una edad aproximada de 60 años. Tiene una altura superior a los 21 metros.

Para llegar al Vaticano, el árbol tuvo que ser llevado por más de 1.500 kilómetros en caminos de montaña, superando numerosos obstáculos a causa de su tamaño, especialmente al hecho de tener que ser transportado únicamente de noche para que no obstruyera el tráfico de las rutas.

Los árboles de Navidad son una tradición procedente del norte de Europa y se han introducido en Italia recientemente. El primer Papa en instalar un árbol de Navidad en el Vaticano fue San Juan Pablo II en 1982.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>